Ha plogut molt

Imprimeix

Ha llovido mucho estos últimos días, el campo sabe agradecer el agua abundante y está con unos verdes muy bonitos. Hoy ya ha salido el sol... y ha habido mercado. Los caminos (desarreglados) se llenan de carros con gente que va de las comunidades al pueblo. Cada uno vende lo que tiene... algún tipo de fruta o verdura, pero en el mercado hay mucho más, y lo deben traer comerciantes de pueblos cercanos. Los niños ayudan a sus mamás o papás, cargando a sus hermanos chiquitos, llevando la mercancía y vendiendo.Esta zona es muy montañosa y con diferentes ríos que bañan los valles, así que para desplazarse hay que bajar y subir montañas, así una y otra vez. El paisaje es extraordinario, y sobretodo ahora, en época de lluvias, según cuentan.

Estos últimos tres días hemos visitado cuatro comunidades, y realmente era difícil llegar a ellas... es curioso como cada comunidad tiene su particularidad: pueden estar en zonas muy altas y abiertas, o en zonas más húmedas y frondosas, algunas son muy frías y otras son más cálidas; algunas veces vemos ganado (alguna ternera, alguna oveja o chivo), otras veces unas gallinas y algún conejo, pero en muchas casas no crían nada.

Supongo que poco a poco iré conociendo a la gente... para ellos es muy importante ofrecer a cada persona que llega a su comunidad un plato de comida y una bebida caliente. Es todo un ritual, primero te ofrecen una pequeña palangana con agua (a veces tibia) para que te laves las manos, y te invitan a sentarte junto a una mesa donde ya hay un buen cesto con tortillas (hechas de maíz) cubiertas con una tela para que no se enfríen. Una vez sentados van ofreciendo los platos con caldo de verduras o arroz y frijoles, a veces hasta pollo, y el chile. Es muy importante que no nos dejemos nada en el plato, porque ellos ofrecen lo mejor que tienen, y cada día no pueden comerlo. Bueno, yo soy de buen apetito y, de momento, no tengo problema, incluso ya me voy acostumbrando al chile. Al acabar de comer, como símbolo de respeto se da las gracias a cada una de las personas que está la mesa.

La verdad es que me gusta mucho ir... vuelvo llena de pulgas, por los animales, pero espero acostumbrarme a ellas y ellas a mí.

Mañana vamos a visitar a una mujer que vive con su madre y sus cuatro hijos, viven en una pequeña choza y están en un barranco. La tierra es arenosa y fangosa, la casita no parece que vaya a durar mucho ahí, y menos en época de lluvias. Se ha planteado que la familia venga a vivir al internado donde dormimos Natalie y yo, hasta encontrar una solución... pero parece que el trocito de tierra es dejado por un hermano que está fuera y dicen que no lo pueden abandonar. De momento, mañana las voy a conocer, ya tengo ganas...

Aquí hay bastantes mujeres solas... muchas son abandonadas por el padre de sus hijos, y se han de marchar de casa, generalmente vuelven con la madre, y otras son viudas. La mujer tiene muy pocos medios para salir adelante, los compañeros cuando las abandonan, abandonan también a sus hijos, y junto con las mujeres viudas son las que están en situación de mayor pobreza.

Con el idioma, estoy en ello, sigo aprendiendo palabras sueltas... y en las comunidades, las voy ”soltando” como puedo, el sonido gutural (creo que se llama así) todavía no me sale, pero voy practicando. Sorprende mucho como muchas palabras están llenas de significado, por ejemplo:

Hijo/a es wal y significa mi peso porque así lo llama la mamá (las mamás llevan encima a sus hijos)

Nieto/a es wi’mam y significa el pelo de mi cabeza porque así es como el abuelo llama a su nieto/a cuanto éste/a está agarrado a su pelo.

Buenos días es sak’ric y significa ya aclaró.

Buenas tardes es xb’eq’ij y significa ya se fue el sol.

La verdad es que agradecen mucho que quiera aprender. Solo en Guatemala hay 20 Idiomas Mayas, y en cambio el Español era el idioma oficial ¡?

Estos Idiomas Mayas no están considerados en todos los niveles de la vida social y política... y solo el K’iché lo habla más de un millón de personas. Las mujeres son las que no hablan el castellano (o el castilla como le dicen aquí) los hombres al comerciar lo han aprendido. La mujer indígena queda apartada completamente de la participación activa en todos los aspectos de la vida económica, política, social y cultural.

La semana que viene iré a la capital a inscribirme en la embajada española, ya me han dicho que no me recomiendan solicitar la residencia, cuando llegan los papeles ya casi he de volver a renovar. Me han dicho que lo mejor es salir del país cada tres meses. Intentaré conectar con otros voluntarios de Volpa que estén en Centroamérica para aprovechar y visitarles.

Bueno, seguiré contando cuando pueda, estoy intentando hacer "Quadern de vida" espero poderlo enviar, un abrazo a todos y todas,

ana