Montse López, desde Burkina Fasso

Imprimeix PDF

Bueno mi querida gente de España, aquí estoy de nuevo desde Burkina.

En primer lugar daros las gracias a todos los que me habeis escrito,

no imaginais la ilusión que me hace recibir noticias vuestras,

siento no poder contestaros uno a uno, pero es que no es nada fácil,

las comunicaciones son lentas y caras, entonces lo que hago es

escribir estas parrafadas en el portátil de Pablo, lo grabo en la memoria portátil que tengo y así cuando voy a internet solo tengo

que copiar todo lo que he escrito previamente.

 

Hay tantas cosas que contar que no sé por donde empezar, aquí cada

día es una aventura, nunca sabes lo que va a pasar y aunque no hace

ni un mes que estoy aquí tengo la sensación de llevar toda una vida,

es fantástico, me lo estoy pasando pipa y por suerte la salud está

acompañando, no he tenido ni un solo dolor de tripas, toda la comida

me está sentado bien y la temperatura es todavía muy agradable, solo

un día me encontré un poco mal pero fué por una leve insolación,

dormí y a la mañana siguiente estaba como nueva.

 

Mis compañeros son estupendos, tenemos muy buena relación a pesar de

la diferencia de edad y nos respetamos mucho, si no fuera así

podríamos acabar fatal ya que la convivencia es total, hay muy pocos

momentos en los que no estemos los tres juntos. El trabajo en el

centro de alfabetización es mucho más duro de lo que imaginabamos

desde España, ya que hacer que funcionen las cosas en Africa es una

lucha diaria, las cosas más sencillas aquí se muestran como

verdaderas epopeyas, es tremendamente difícil inculcar un mínimo de

organización y formalidad respecto a los compromisos adquiridos. Por

ejemplo con las autoridades del Ministerio, no hacen más que

ponernos pegas en la manera que se están desarrollando las clases y

todo por una lucha interna suya de competencias para ver quién se

lleva el trozo de pastel más grande. Estamos tan hartos de que cada

uno nos diga una cosa, que hemos previsto una reunión para la semana

que viene con todos ellos, haber si cuando estén cara a cara también

se descalifican como hacen ahora delante nuestro pero a espaldas de

los otros implicados.

 

Los alumnos también nos ponen dificultades, sobretodo por la

cantina, que es como llaman aquí al comedor, evidentemente lo que

buscan es que paguemos nosotros toda la comida, pero eso no está

contemplado en nuestro proyecto y ellos lo sabían, así que

intentamos ir mejorando el sistema inicial en el que ellos aportaban

la base de la comida, arroz, mijo y haricot (judías secas) y

nosotros todos los condimentos que son lo más caro (tomates,

cebollas, magis, aceite etc.) pero como hemos visto que algunos de

ellos sobretodo los niños tienen problemas para traerlo, después de

mucho pensar y consultar ayer les hicimos una nueva propuesta que

finalmente sin dejar de lado los objetivos del proyecto, que eran

buscar su colaboración e implicación, creemos que hará que la

cantina funcione sin problemas hasta el final, bueno asegurar esto

en Africa es una total temeridad, puesto que para los africanos

mañana no existe, nunca había vivido en una sociedad que llevara

esta filosofía hasta sus últimas consecuencias. Este es uno de los

muchisimos problemas que hacen que este continente no tire para

adelante, no tienen ni la más remota idea de lo que es previsión y

guardar para mañana.

 

El fin de semana pasado tuvimos la visita en Manga del Presidente de

Burkina, Blaise Campaoré, se celebraba la fiesta del agricultor y

cada año lo celebran en un pueblo distinto, y mira por donde este

año ha tocado aquí. Nosotros estabamos cabreadísimos por que ya os

podeis imaginar la que se montó en el pueblo, creo que todos los 4

x4 del país estaban aquí concentrados, no tuvimos agua corriente en

3 días y además los tres odiamos a este tipejo que no hace nada por

su pueblo. Estabamos tan indignados con su visita que estuvimos

maquinando en construir un cerdo bomba para el momento del discurso.

Un país tan pobre y él llegando con todo su séquito, todos unos

ladrones, con un lujo que te cagas, la policia, el ejército,

cochazos y cochazos y más cochazos, y para rematar un trono a lo

Luis XV de terciopelo rojo. Como no entienden castellano, lanzamos

alguna que otra consigna en contra de él y así pudimos descargar

nuestra ira una vez descartada la idea del cerdo bomba. De verdad

todo muy surrealista.

 

Afortunadamente también hemos tenido otras visitas, unos amigos de

mis compañeros que volvían de Níger y han pasado con nosotros sus

últimos días antes de volver a España, gente maravillosa. Yo he

tenido la visita de mi amigo Moussa, el guía del verano pasado, que

vive en la capital pero es de un pueblo llamado Bindé, que está a 14

Km. De manga, él tenía que ir para la celebración de un funeral y a

ver a su familia y me dijo que si lo quería acompañar, como era en

domingo y yo tengo fiesta pues me fui con él para ver todo el

ritual, bueno una parte por que en realidad aquí los funerales duran

3 días y una de las cosas curiosas es que se hacen cuando la familia

puede pagarlo aunque pasen años del fallecimiento. Fue estupendo,

cuando llegamos por la mañana pude ver una de las tradiciones que

son las máscaras, dos personas cubiertas totalmente por una especie

de atuendo hecho con cañas pintadas de negro y en el lugar de la

cara dos máscaras de madera en colores blanco, negro y rojo. La

gente las rodea y ellos bailan al son de una flauta que les marca el

ritmo, llevan en la mano una vara fina y en un momento dado se

lanzan a correr hacia la gente y al que enganchan le pegan con la

vara, evidentemente todos salen huyendo, incluida yo, aunque por la

tarde Moussa habló con el que dirigía la ceremonia y me dejaron

hacerme una foto al lado de una de ellas, momento que aprovecho para

pegarme pero suavemente, todos se partieron el culo de la risa.

 

Lo mejor de todo fué al mediodía, cuando en un corro un grupo de

mujeres tocaban calabazas enormes con un ritmo fantástico y las

otras bailaban por el muerto, incluidas las mujeres de su propia

familia que se reconocían rapidamente ya que llevaban la cabeza

rapada al cero y una diadema hecha de cuerda trenzada. Como Moussa

estaba saludando a todo el mundo y solo hablan en mooré, yo no paso

de los saludos de rigor en ese idioma, pues lo dejé y me fui al

corro de las mujeres, bueno pues no pararon hasta que tuve que salir

a bailar con ellas, me anudaron un pañuelo a la cintura y allí que

me metí en mitad del corro bailando y cantando. Cuando se acabó la

música me dí cuenta de la que había liado pues estaba todo el pueblo

mirando y felicitandome por lo bien que lo había hecho. La noticia

de que una blanca había bailado en el funeral se extendió

rapidamente, y en todas las casas que visitamos a continuación lo

comentaban. Moussa me dijo que de aquí a diez años aún lo seguiran

comentando. Fué una experiencia increíble. También ese mismo día

tuve la oportunidad de probar cantidad de cosas, el dolo famoso que

no es más que cerveza de mijo, fermentado y sin fermentar, y tres

clases distintas de agua de sorgo. Si después de haber bebido todo

eso no he cogido nada, creo que ya empiezo a estar inmune a todo.

 

En fin es que podría estar toda la noche escribiendo y no acabaría,

pero es muy tarde y tengo que dejarlo, mañana me levanto a las 6 h.

Me acuerdo mucho de todos, os quiero un montón, contarme cosas de

por ahí, ya sé lo del premio de Arrels, me ha dado mucha alegría,

aunque aquí alegría no me falta por que me siento muy feliz, todo

esto es como un sueño hecho realidad.

 

Un beso muy fuerte para todos, como dirían en mooré BILFU ( hasta

luego).

diseño: iñaki m81